Libro Psicología para ganar dinero y tranquilidad con la Bolsa de Gregorio Hernández Jiménez (invertirenbolsa.info)


Si vives en EEUU o Latinomérica

compra aquí

 

Libro Educación financiera avanzada partiendo de cero de Gregorio Hernández Jiménez (invertirenbolsa.info)

Libro Cómo invertir en Bolsa a largo plazo partiendo de cero de Gregorio Hernández Jiménez (invertirenbolsa.info)


Si vives en EEUU o Latinomérica

compra aquí

 

Guía de Bolsa para principiantes

Guía para principiantes: ¿La rentabilidad por dividendo debe calcularse con o sin impuestos?

Creo que es mejor calcular la rentabilidad por dividendo con el dividendo bruto, sin quitar los impuestos. Por varias razones
La primera es que los impuestos suelen, o al menos pueden, variar en función de la cantidad cobrada de dividendos. Por ejemplo en 2013 en España la fiscalidad de los dividendos era la siguiente:
  • Los primeros 1.500 euros cobrados no pagaban nada
  • Entre 1.500,01 y 6.000 euros se pagaba el 21%
  • Entre 6.000,01 euros y 24.000 euros se pagaba el 25%
  • Los dividendos que superasen los 24.000 euros pagaban el 27%
Supongamos que una persona quiere comprar 5 empresas (Mapfre, ferrovial, Ebro Foods, Acciona e Indra), y que de cada una de ellas cobraría unos dividendos brutos de 1.000 euros.
Si calculase la rentabilidad por dividendo con los dividendos después de impuestos, ¿cuáles serían los 1.500 euros exentos? ¿Los 1.000 euros de Mapfre y 500 de Ferrovial? ¿Ó 500 de Indra, 500 de Ebro Foods y 500 de Acciona? Etc.
Según considerarse que los dividendos exentos son unos u otros la rentabilidad por dividendo de las empresas que está estudiando variaría, pareciendo que están más baratas o más caras según si considera que los dividendos que cobraría de esas empresas serían los que están exentos, total o parcialmente, o no.
También sería distinto el caso de una persona cuyos únicos ingresos son los dividendos o tiene ingresos del trabajo, etc, ya que en estos caso también la cifra de impuestos final a pagar puede variar, y bastante.
Todas estas circunstancias (la fiscalidad que haya en la actualidad en un momento dado, el hecho de si el inversor trabaja o se ha quedado en paro, etc) son ajenas a la empresa que se está analizando, y por tanto no deben influir en su valoración a la hora de decidir si se invierte en ella o no.
Además, para invertir y valorar empresas es muy importante la experiencia, y tener referencias lo más estables posible. La fiscalidad cambia constantemente, y si aún con los inconvenientes que acabamos de ver alguien decidiera calcular la rentabilidad por dividendo teniendo en cuenta una estimación de los impuestos a pagar, los continuos cambios de fiscalidad le iban a dificultar mucho el tener unas referencias claras. Lo que hoy podría parecerle caro mañana podría parecerle barato, o al revés, simplemente porque haya cambiado la fiscalidad en el país o su situación personal, sin que nada haya cambiado en el negocio de la empresa que está valorando.
Por todo ello, creo que siempre debe calcularse la rentabilidad por dividendo utilizando los dividendos brutos, sin descontar los impuestos.

Si deseas tener esta "Guía para principiantes" en formato de libro para leerla más cómodamente, puedes adquirirla en Amazon en el siguiente enlace (Precio: 2,70 € libro electrónico, 7,16 € libro de papel):


Guía para principiantes: ¿Qué sucede si una empresa de la que tengo acciones es absorbida por otra?

Lo único que sucede es que le cambiarán las acciones de la empresa que usted compró por acciones de la empresa que ha absorbido la suya.
Sus acciones desaparecen, pero usted no tiene ninguna pérdida, ya que recibe otras acciones a cambio.
Este es un tema con el que a veces se intenta asustar a los inversores, por las razones que sea, al citarles empresas muy conocidas por todos que “ya no existen, y por tanto ya no existen las acciones de esas empresas”.
Por ejemplo, el Banco Central y el Banco Hispanoamericano ya no existen, pero eso no quiere decir que las personas que compraron en su día acciones de estos dos bancos lo perdieran todo. Las personas que en su día compraron acciones del Banco Central o del Banco Hispanoamericano ahora son, si no han vendido sus acciones, accionistas del Banco Santander.
Hidroeléctrica Española e Iberduero también desaparecieron, pero sus accionistas pasaron a ser accionistas de Iberdrola.
Tampoco existen ya las acciones de Catalana de Gas ni de Gas Madrid, pero todas las personas que tenían acciones de esas empresas y las han mantenido ahora son accionistas de Gas Natural Fenosa.
Las acciones del Banco de Bilbao, del Banco de Vizcaya y de Argentaria también desaparecieron, siendo hoy acciones del actual BBVA.
Las acciones de Aumar se convirtieron en acciones de Abertis.
Las acciones del Banco Pastor se convirtieron en acciones del Banco Popular.
Etc.
Se podrían poner muchísimos más ejemplos. Lo esencial es entender que en estos casos las acciones de la empresa que desaparece se transforman en acciones de la empresa que sigue existiendo, por lo que los accionistas de la empresa que desaparece no sólo no pierden nada, sino que normalmente (aunque no siempre, eso es algo que hay que evaluar en cada caso) pasan a ser accionistas de una empresa mejor.

Si deseas tener esta "Guía para principiantes" en formato de libro para leerla más cómodamente, puedes adquirirla en Amazon en el siguiente enlace (Precio: 2,70 € libro electrónico, 7,16 € libro de papel):


Guía para principiantes: Estafa “legal” con empresas que están a punto de quebrar

Debe tener cuidado con una estafa que es muy difícil de demostrar legalmente, pero que se da con relativa frecuencia.
Esta estafa es el tema de la película ”El informador / Boiler room”.
Lo que ve el cliente estafado es que una empresa de asesoramiento se pone en contacto con él para ofrecerle invertir en una pequeña empresa desconocida, que va a tener una subida espectacular. Desconozco cómo eligen a los clientes, pero sí es habitual que ejerzan mucha presión psicológica sobre ellos para que inviertan su dinero en donde ellos les dicen.
La empresa de asesoramiento sólo cobra si se gana dinero, por lo que aparentemente no es una estafa. Y además da imagen de seriedad y solvencia, ya que si el cliente no gana dinero, la empresa de asesoramiento no cobra. Así que la impresión que dan es que están muy seguros de lo que hacen, porque se supone que viven de que los clientes ganen dinero, y ellos puedan cobrar su comisión.
Lo que hay detrás de esto es que la empresa de asesoramiento en realidad no se dedica a asesorar a los clientes con los que contacta, sino que tiene una actividad bastante distinta, y sus beneficios vienen por otro lado.
La empresa que se supone que va a subir mucho en realidad está en quiebra, o muy cerca de estarlo. El dueño de esa empresa es un delincuente, que quiera vender sus acciones al mejor precio posible, ocultando la situación real de la empresa, antes de que se desplome la cotización. Para ello contacta con esta supuesta empresa de asesoramiento, y le ofrece un porcentaje del dinero que consiga por sus acciones.
Supongamos que la empresa tiene un capital social compuesto por 1.000.000 de acciones, y que en el momento en que empieza todo esto cotiza a 20 euros. El accionista principal de la empresa tiene 500.000 acciones, que a precio de mercado (20 euros) tienen un valor de 10 millones de euros (20 x 500.000). Pero sabe que dentro de unos meses la cotización estará en 0, o muy cerca de 0, y que sus 500.000 acciones no valdrán nada, o casi nada.
La oferta que le hace a la “empresa de asesoramiento” es que le pagará un 10%, por ejemplo, de todo lo que consiga vender. Si consigue vender esas 500.000 acciones a un precio medio de 16 euros, por ejemplo, en total habrán obtenido de los clientes estafados 8 millones de euros (500.000 x 16). 7,2 millones de euros son para el dueño de las 500.000 acciones y los otros 0,8 millones de euros son para la “empresa de asesoramiento”. Este es el negocio de la “empresa de asesoramiento”
Una vez vendidas las acciones, el papel con los clientes estafados es simplemente darles largas, hasta desaparecer.

Si deseas tener esta "Guía para principiantes" en formato de libro para leerla más cómodamente, puedes adquirirla en Amazon en el siguiente enlace (Precio: 2,70 € libro electrónico, 7,16 € libro de papel):


Guía para principiantes: ¿Puedo perder más dinero del que invierta en Bolsa?

Probablemente esta sea una de las preocupaciones más habituales, y la respuesta es que no, no puede perder más dinero del que invierta, si compra acciones con su dinero.
Si compra acciones a crédito, u opera con instrumentos derivados como opciones, futuros, CFD's, etc, sí puede llegar a perder más dinero del que tiene, si se apalanca. Apalancarse es, precisamente, arriesgar más dinero del que se tiene realmente y, como es evidente, si usted arriesga más dinero del que tiene y se equivoca, puede llegar a perder más dinero del que tiene. Igual que sucede con una hipoteca sobre un inmueble.
Pero, insisto, un inversor que compre acciones con el dinero del que dispone no puede llegar a perder más dinero del que invirtió. Pase lo que pase. Incluso aunque ese inversor se equivoque y compre la peor empresa del mundo, y esa empresa tenga unas pérdidas tremendas, o una deuda enorme, o quiebre, etc, a los inversores que compraron acciones de esa empresa nadie les va a pedir ni 1 céntimo para compensar esas grandes pérdidas, pagar esa deuda gigantesca, etc.
En este sentido puede estar tranquilo, ya que a diferencia de otras inversiones habituales, como los inmuebles comprados con hipoteca, por ejemplo, no puede perder más dinero del que invierta (si, insisto, compra acciones con el dinero que tiene y no hace operaciones arriesgadas como endeudarse para comprar acciones, apalancarse con derivados, etc).

Si deseas tener esta "Guía para principiantes" en formato de libro para leerla más cómodamente, puedes adquirirla en Amazon en el siguiente enlace (Precio: 2,70 € libro electrónico, 7,16 € libro de papel):


Guía para principiantes: Estafa “legal” en gestión de carteras

Hay una forma de estafar clientes que conviene conocer, porque no es la típica estafa piramidal, y aparentemente no es una estafa.
Las empresas que realizan esta práctica sólo cobran si hay beneficios, por lo que en principio parece que no estamos ante una estafa, ya que sólo nos cobrarán si ganamos dinero, y una vez que hayamos ganado ese dinero.
La forma de actuar es la siguiente.
La empresa que realiza estas prácticas vende sus servicios de asesoramiento sobre materias primas, por ejemplo.
La oferta que le hacen es que van a gestionar su dinero, y sólo le cobrarán un porcentaje de lo que gane, por ejemplo un 10%. Si usted no gana, ellos no le cobrarán nada.
Supongamos que ofrecen a sus clientes una operación sobre el petróleo. No necesitan saber si el petróleo va a subir o a bajar, porque trabajan de la siguiente forma.
Supongamos que han captado a 100 clientes, que en total les han dado para gestionar 2 millones de euros. En lugar de apostar con esos 2 millones de euros a la subida o bajada del petróleo lo que hacen es dividir a los clientes en dos grupos, cada uno de ellos sumando un patrimonio total de 1 millón de euros.
A uno de los grupos le dicen que creen que el petróleo va a subir, y apuestan (con opciones, futuros, etc) a la subida del petróleo.
Al otro grupo le dicen lo contrario, que creen que el petróleo va a bajar, y hacen la apuesta contraria (con los mismos futuros, opciones, etc, pero utilizados de forma inversa).
Como ve, haga lo que haga el petróleo, uno de los dos grupos va a ganar dinero.
Supongamos que el petróleo sube un 10%. El primer grupo de clientes gana en conjunto 100.000 euros, y la empresa de asesoramiento les cobra el 10%, 10.000 euros.
El segundo grupo pierde 100.000 euros, y la empresa de asesoramiento no les cobra nada, pero tampoco pierde nada, porque lo que ha arriesgado es el dinero de sus clientes.
La empresa gana siempre, no pierde nunca. Pase lo que pase uno de los dos grupos ganará, y la empresa le cobrará a ese grupo su comisión. El otro grupo perderá, pero serán los clientes los que pierdan su dinero, la empresa nunca pierde su dinero.
Algunos clientes pueden tener suerte y estar en el grupo ganador varias veces seguidas, pero no será nada más que suerte, ya que el valor del asesoramiento aportado por la empresa es nulo.
Aparentemente es legal, pero es evidente que esto es una estafa en toda regla.

Si deseas tener esta "Guía para principiantes" en formato de libro para leerla más cómodamente, puedes adquirirla en Amazon en el siguiente enlace (Precio: 2,70 € libro electrónico, 7,16 € libro de papel):


Últimos comentarios

Invitado - Gabriel
Me gustaría empezar a invertir y no tengo nada de idea de cómo empezar , empezaría invirtiendo 100 -...
Invitado - var
Venga ahora e invierta con nosotros, lo ayudamos a comerciar y obtener más devoluciones pagadas dire...
Invitado - Gabriel
Cuál sería el mejor broker para España ?
Invitado - ROBERTO
Buenas.
Tengo la duda de si en una liquiedación por entregas de unas acciones, cuando hay que entr...
Invitado - Federico Lozano Fresno
Hola Gregorio,

Muchas gracias por la cantidad ingente de información que tienes en este sitio. Ha...
Invitado - Wilmer Lomas Mendoza
Por que es importante que, en en un sistema democrático, exista una separación de poderes
Back to top