Libro La economía funcionará cuando TÚ la entiendas de Gregorio Hernández Jiménez (invertirenbolsa.info)


Si vives en EEUU o Latinomérica

compra aquí

 

Libro Educación financiera avanzada partiendo de cero de Gregorio Hernández Jiménez (invertirenbolsa.info)

Libro Cómo invertir en Bolsa a largo plazo partiendo de cero de Gregorio Hernández Jiménez (invertirenbolsa.info)


Si vives en EEUU o Latinomérica

compra aquí

 

Curso de Análisis Técnico

Cómo diferenciar los huecos de agotamiento de los huecos de continuación

Estos 2 tipos de huecos son muy parecidos en su inicio, ya que ambos se producen después de una tendencia clara (alcista o bajista). La principal diferencia está en que tras un hueco de continuación la tendencia continúa en el mismo sentido mientras que tras un hueco de agotamiento la tendencia se acaba, dando lugar al inicio de una tendencia contraria (cambia de alcista a bajista, o al revés) o a una tendencia lateral.
El problema por tanto es que es muy difícil distinguirlos en un primer momento y además sus implicaciones sobre el movimiento futuro de la cotización son contrarias.
En la barra en que se produce el hueco prácticamente no hay diferencias porque ambos son un hueco, normalmente con volumen alto, después de una tendencia clara y en el mismo sentido de la tendencia que en esos momentos tiene el mercado. En el siguiente gráfico podemos ver un hueco de continuación (B) y un hueco de agotamiento (C):

Huecos

Para intentar determinar el tipo de hueco en esta primera barra hay que prestar atención a otros elementos que pueden ser de ayuda:
    • Divergencias en los indicadores técnicos: Si la tendencia previa al hueco es bajista pero los indicadores técnicos tienen divergencias alcistas aumentan las probabilidades de que el hueco sea de agotamiento. Lo mismo pero al revés es válido para las tendencias alcistas.

    • Soportes y resistencias: Si el hueco se produce en una zona de soporte o resistencia importantes aumentan las probabilidades de que el hueco sea de agotamiento.

    • Medias móviles: Las medias móviles también tienen función de soporte y resisitencia y en caso de que el hueco se produjera en alguna media móvil importante (como la de 200 sesiones, por ejemplo) aumentan las probabilidades de que el hueco sea de agotamiento.

    • Retrocesos de Fibonacci: Tendrían el mismo efecto que los soportes, resistencias y medias móviles comentado en las líneas anteriores.


    • Velas japonesas: La figura que estén formando las velas japonesas también puede dar pistas sobre el tipo de hueco que se acaba de formar.

  • Cualquier otra figura o elemento que pueda dar alguna pista a un inversor experimentado.
En todos los casos anteriores he hablado de “aumentar las probabilidades” porque por muy clara que se vea una situación nuca se debe pensar que tenemos la seguridad al 100% de lo que va a suceder en el futuro con la cotización.
Si el hueco es de continuación es frecuente que en las siguientes sesiones la tendencia continúe con fuerza. Por ejemplo, si la tendencia es alcista tras el hueco de continuación es probable que los precios continúen marcando máximos en las siguientes sesiones. Si el hueco es de agotamiento lo más probable es que las barras siguientes al hueco dibujen una tendencia lateral o de sentido contrario a la que tenía el mercado antes de producirse el hueco. Estas primeras barras tras el hueco dan más información sobre el tipo de hueco que se acaba de producir, pero el problema en la práctica es que el movimiento sea tan rápido que ya no se pueda abrir la operación.
Si tras un hueco de continuación alcista las siguientes barras siguen siendo alcistas es posible que cuando veamos claramente que el hueco es de continuación los precios hayan ido tan lejos que el stop-loss que nos gustaría poner quede demasiado lejos de la cotización actual. Con los huecos de agotamiento puede suceder lo mismo, que cuando veamos claramente que el hueco es de agotamiento la cotización ya haya recorrido un buen trecho en sentido contrario a la tendencia previa. En esos casos es mejor dejar pasar la operación que tomar un mayor riesgo del habitual.
También son útiles la experiencia del inversor, el análisis del estado psicológico del conjunto del mercado en ese momento, el análisis fundamental, etc.
En definitiva, cuando se quiere abrir una operación ante un hueco de estas características hay 2 alternativas:
    • Abrir la operación en la misma barra en que se produce el hueco: La desventaja es que se tiene menos información y la ventaja es que el stop-loss probablemente estará relativamente cerca.

  • Esperar a ver qué sucede en las barras posteriores al hueco: Con ello aumenta la información que tendremos para tomar la decisión, pero probablemente el punto para situar el stop-loss se alejará a medida que aumente dicha información.
Cada inversor deberá elegir la alternativa que le parezca mejor en cada situación teniendo en cuenta las ventajas y desventajas de cada una de ellas porque no hay una regla fija que se pueda aplicar siempre.

Tienes mucha más información sobre el análisis técnico y las velas japonesas en mi libro "Análisis técnico y velas japonesas para inversores de medio y largo plazo partiendo de cero (Es mucho más fácil de lo que crees)", que puedes comprar en Amazon en el siguiente enlace (Precio: 8,52 € libro electrónico, 15,80 € libro de papel):


Colocar stop–loss Utilizando la volatilidad

Los stops basados en volatilidad requieren una buena dosis de cálculo matemático y son más propios del trading de corto plazo.
Hay muchas formas de calcular stops utilizando la volatilidad. Básicamente se trata de definir cada sesión el rango máximo previsible de la siguiente sesión en base a la volatilidad reciente del activo sobre el que se está operando y situar el stop loss ligeramente fuera del alcance de ese rango máximo esperado.
Si la cotización rompe el stop será porque la volatilidad ha aumentado y con ella el riesgo, lo que lleva a cerrar la posición.

Tienes mucha más información sobre el análisis técnico y las velas japonesas en mi libro "Análisis técnico y velas japonesas para inversores de medio y largo plazo partiendo de cero (Es mucho más fácil de lo que crees)", que puedes comprar en Amazon en el siguiente enlace (Precio: 8,52 € libro electrónico, 15,80 € libro de papel):


Colocar stop-loss utilizando un porcentaje fijo

Algunos inversores establecen su stop en un porcentaje fijo de la cotización. Según el caso y la estrategia que se utilice puede ser un 2%, 5%, 10%, 25%, etc.
Básicamente este porcentaje es la pérdida máxima aceptada por operación.
Supongamos el caso de un inversor que tiene 100.000 euros. Su estrategia es invertir 10.000 euros por valor y no perder más del 1% del capital total en cada operación. Este 1% del capital total son 1.000 euros (1% de 100.000) que suponen un 10% del importe por operación (10.000 euros).
Esto llevaría a situar el stop-loss un 10% por debajo del precio de compra (Nota: para simplificar el ejemplo no se tienen en cuenta las comisiones y la posible diferencia entre el punto donde se sitúa el stop y el punto donde realmente se ejecuta, cuestiones ambas que siempre hay que tener en cuenta en la realidad).
Si el inversor compra 200 acciones de BNP Paribas a 50 euros el stop-loss lo situaría en 45 euros, un 10% por debajo.
El método es válido pero creo que habría que elaborarlo un poco más para hacerlo compatible con la norma se situar los stop-loss en sitios lógicos y coherentes con la estrategia del inversor.
Por ejemplo, supongamos que BNP Paribas tiene un soporte o el último mínimo relativo en 44 euros. En ese caso no me parece adecuado situar el stop-loss justo un poco por encima de ese soporte o mínimo relativo porque la cotización podría romper el stop sin romper el soporte o el mínimo y eso haría que el inversor tuviera que salir con pérdidas de una operación válida en la que habría obtenido una buena rentabilidad.
Lo lógico es situar el stop-loss bajo ese soporte o mínimo, por ejemplo en 43 euros. En principio eso haría aumentar la pérdida máxima por encima del límite establecido, ya que supondría una pérdida de 1.400 euros (7 euros por acción x 200 acciones = 1.400 euros) cuando el inversor ha establecido su límite en 1.000 euros.
La solución es reducir el tamaño de la compra para compatibilizar ambos métodos. Si la pérdida máxima por acción son 7 euros y la pérdida máxima por operación son 1.000 euros el número de acciones a comprar son 142 (1.000 / 7 = 142,857...). El importe de la compra, por tanto, será de 7.100 euros (142 x 50 = 7.100).
Con esto el inversor toma una posición más pequeña de lo habitual para él pero la operación tiene un diseño más lógico y coherente.
Como todas las demás técnicas esta es igualmente válida para posiciones bajistas

Tienes mucha más información sobre el análisis técnico y las velas japonesas en mi libro "Análisis técnico y velas japonesas para inversores de medio y largo plazo partiendo de cero (Es mucho más fácil de lo que crees)", que puedes comprar en Amazon en el siguiente enlace (Precio: 8,52 € libro electrónico, 15,80 € libro de papel):


Colocar stop-loss en el máximo / mínimo de las últimas X sesiones

Esta técnica es más utilizada por traders de corto plazo que por inversores de largo plazo. Muchos sistemas automáticos de trading están basados en ella o la utilizan como parte del sistema.
Básicamente consiste, en posiciones alcistas, en situar el stop-loss en el mínimo que haya marcado la cotización en las últimas 10, 20, 50, 100, ... sesiones. Cuanto menor sea el número de sesiones elegido más ajustado estará el stop-loss, con las ventjas y desventajas que ello conlleva; la pérdida será más pequeña pero también saltará con más frecuencia.
Al finalizar cada sesión hay que recalcular el stop, ya que al calcularse sobre un número fijo de sesiones la más antigüa desaparece y se incluye en el cálculo la sesión que acaba de terminar. Esto hace que la misma técnica sirva como stop-gain, o stop de ganancias. Hay que tener en cuenta que el stop nunca se reduce, sólo se aumenta si el movimiento va a favor del inversor. Cuando la cotización empieza a caer el stop loss no se modifica hacia abajo, manteniéndose en el último punto calculado hasta que salte y se cierre la operación. Si la cotización empieza a subir la propia técnica de calcularlo lo convertirá en un stop-gain, ya que poco a poco se van desechando las sesiones más antigüas y sustituyéndose por las más nuevas, en las cuales la cotización va siendo cada vez más alta. En algún momento un retroceso de la cotización romperá el mínimo de las últimas X sesiones establecido y se saldrá de la operación con ganancias.
El número de sesiones utilizado para el cálculo influye de forma similar cuando el stop se convierte en stop-gain que cuando era un stop-loss al inicio de la operación. Cuanto más bajo sea el número de sesiones más sensible es, lo que supone que en algunas ocasiones se saldrá muy cerca del máximo del movimiento y en otras un pequeño retroceso hará cerrar la operación en mitad de la tendencia, entendiendo mitad no como el punto medio entre el mínimo y el máximo de dicha tendencia sino como cualquier punto entre el mínimo y el máximo.
Para posiciones bajistas la técnica funciona igual pero de forma simétrica, calcuándose con el máximo de las últimas X sesiones en lugar de con el mínimo.

Tienes mucha más información sobre el análisis técnico y las velas japonesas en mi libro "Análisis técnico y velas japonesas para inversores de medio y largo plazo partiendo de cero (Es mucho más fácil de lo que crees)", que puedes comprar en Amazon en el siguiente enlace (Precio: 8,52 € libro electrónico, 15,80 € libro de papel):


Colocar stops utilizando medias móviles

En este caso el stop se ejecuta cuando la cotización rompe una media móvil previamente establecida.
En una operación de compra el stop-loss se ejecutará cuando la cotización cruce a la baja a la media móvil, mientras que en una operación bajista el stop-loss se ejecutará cuando la cotización cruce al alza a la media móvil elegida.
La lógica del sistema es que el inversor piensa que cuando la media móvil que ha elegido se rompe la tendencia que estaba buscando se ha roto y ya no tiene sentido permanecer en ella.
La principal desventaja de este sistema es que dificulta el control de riesgos y el establecimiento de la pérdida máxima aceptada por operación. No sabemos si la media móvil se va a romper dentro de 2 días o dentro de 2 meses y en cualquier caso es imposible saber dónde estará la media móvil en el futuro, ya sea al día siguiente o dentro de varios meses. Eso hace que en el momento en que se rompa la media móvil la pérdida a asumir sea muy superior a la inicialmente prevista.
Por eso este método no es muy recomendable, ya que supone un “agujero” en el sistema de control de riesgos del inversor.
En cambio sí es un método aceptable para situar los stop-gain en operaciones de corto y medio plazo principalmente. Es decir, en el momento que se abre la operación el stop-loss se sitúa con cualquiera de los otros métidos que sí permiten definir con exactitud la pérdida máxima pero una vez que la cotización se mueve a favor del inversor la señal de salida para tomar las ganancias la dará el corte de la cotización con la media móvil.
Un factor importante es elegir la duración de la media móvil. Si se elige una media móvil corta irá muy pegada a la cotización y se romperá al mínimo retroceso de la cotización. Esto hará que en algunos casos se venda muy cerca del máximo y se obtengan casi las máximas ganancias posibles, pero en otros casos alguna señal falsa en mitad de la tendencia hará salir al inversor cuando aún queda mucho camino por recorrer y muchas ganancias potenciales.
Si la media que se elige es larga se reduce el número de señales falsas (ligeros retrocesos que cortan la media para después continuar con la tendencia previa) a cambio de vender más lejos del máximo cuando se produzca el final verdadero de la tendencia.

Tienes mucha más información sobre el análisis técnico y las velas japonesas en mi libro "Análisis técnico y velas japonesas para inversores de medio y largo plazo partiendo de cero (Es mucho más fácil de lo que crees)", que puedes comprar en Amazon en el siguiente enlace (Precio: 8,52 € libro electrónico, 15,80 € libro de papel):


Últimos comentarios

Invitado - Scott
To use Kindle for Mac, youll have to be running Mac OS X 10. http://dawn-l-biotica-professional-ther...
Invitado - juan torres
los opciones call y put se pueden vender o comprar antes de la fecha de vencimiento?
o una vez comp...
Invitado - Kim
Heres where some of the Mac users with older hardware and operating systems may be left out. http://...
Invitado - Becky
The length size you choose depends on the building site and your own preference for the size of the ...
Invitado - Peter
John MacArthur offers a perspective on this in his sermon Can God Bless America? Even so, God in His...
Invitado - Antonio
Perfecto gracias, no lo tenia claro del todo, un saludo y enhorabuena por este gran foro...
Back to top